Aunque cada uno de nuestros sentidos es irremplazable y nos proporciona información única del mundo, la vista siempre ha sido el más valorado. Desde los tiempos en que floreció la civilización griega, los sabios han exaltado la vista como la principal fuente de datos sensoriales y, por tanto, como una puerta de acceso fundamental para el conocimiento.

Lo anterior aún tiene validez, sobre todo en virtud del carácter primordialmente visual que tienen tanto nuestra cultura como nuestras formas de comunicación (por triste que resulte para quienes nos dedicamos a escribir, son más las personas que prefieren ver una imagen o un video que leer, aunque sea un texto breve).

Sea o no el más importante de los sentidos, la vista sin duda es digna de aprecio y también de muchos cuidados, pues diversas enfermedades y alteraciones pueden afectarla severamente. Una de las alteraciones oculares más comunes, sobre todo entre personas de edad avanzada, es la catarata.

¿En qué consiste?

Se denomina catarata a la opacidad que puede formarse en el cristalino, la lente natural del ojo que permite los procesos de refracción. En estado normal, el cristalino, como su nombre lo indica, es transparente y flexible; esta última propiedad le permite ajustarse y enfocar los objetos que se observan.

Con el paso del tiempo, las proteínas que componen el cristalino se descomponen y empiezan a opacarlo. Esto causa una visión borrosa y si no se trata adecuadamente, puede provocar ceguera.

Aunque la edad es el principal factor que propicia la formación de cataratas, no es el único. La diabetes mal cuidada, las inflamaciones o lesiones del ojo, el tabaquismo y la exposición a la luz solar sin la protección adecuada, también pueden provocar cataratas, incluso durante la juventud. Existe, además, una predisposición genética a padecer la enfermedad, si se tienen antecedentes de la misma en la familia.

operacion-de-cataratas2

¿Cómo se tratan las cataratas?

Para tratar el padecimiento, es necesario hacer una operación de cataratas. Consiste en extirpar el cristalino opaco y reemplazarlo con un lente intraocular, que suplirá sus funciones.

Por lo general, la cirugía de cataratas es un procedimiento ambulatorio; es decir que el paciente puede ser dado de alta el mismo día, sin necesidad de internarse en el hospital. No obstante, debe llevarla a cabo un profesional oftalmólogo, especializado en cirugía ocular.

Se aplica un sedante local, para inmovilizar el ojo y evitar que el paciente sienta dolor. Si la persona es muy nerviosa o si el paciente es un niño (hay ciertos casos de cataratas que se presentan a temprana edad), se puede usar anestesia general.

¿Se puede prevenir la formación de cataratas?

Como ya mencionamos, hay factores que propician o aceleran la formación de cataratas. Medidas como dejar de fumar, controlar la diabetes y usar gafas oscuras con filtros UV ayudarán a contrarrestar estos factores y permitirán que la salud del cristalino se mantenga por mucho tiempo.

El deterioro causado por la edad es inevitable, pero lo que sí se puede prevenir es que la enfermedad se complique o se desarrolle a un grado en el que se dificulte mucho el tratamiento. Las revisiones oftalmológicas de rutina son la mejor forma de prevenir cualquier enfermedad visual y de tratarla a tiempo, si es que se presenta.